La salud general de la bahía de Chesapeake obtiene una calificación C+ en un informe anual elaborado por científicos

La salud general de la Bahía de Chesapeake ha recibido su calificación más alta desde 2002 en un informe anual publicado por científicos: una C+

La salud general de la Bahía de Chesapeake, el estuario más grande del país, recibió su calificación más alta desde 2002 en un informe anual publicado por científicos el martes: C+.

Los científicos del Centro de Ciencias Ambientales de la Universidad de Maryland destacaron especialmente los esfuerzos de Pensilvania por impedir que la contaminación ingrese a las vías fluviales estatales. Pensilvania ha enfrentado críticas en el pasado por no hacer lo suficiente para impedir que la contaminación fluya hacia la bahía.

La salud de la bahía es un reflejo de lo que está sucediendo en su cuenca de seis estados, que incluye Delaware, Maryland, Nueva York, Pensilvania, Virginia y Virginia Occidental, junto con el Distrito de Columbia.

“La restauración de la bahía de Chesapeake se considera un modelo global de sostenibilidad. El informe muestra que los resultados van en la dirección correcta, pero debemos acelerar el ritmo de estos esfuerzos, en particular a la luz del cambio climático, que dificultará el cumplimiento de los objetivos”, dijo Fernando Miralles-Wilhelm, presidente de UMCES, que elabora el informe.

Bill Dennison, profesor y vicepresidente de UMCES, señaló que la Bahía Superior de Chesapeake, en la que desemboca el río Susquehanna, tiene el segundo puntaje más alto de las 16 regiones de bahías medidas en el informe y continúa mejorando.

“Pensilvania ha estado recibiendo una mala reputación desde hace bastante tiempo y tenemos que dejar de culpar a los demás y empezar a analizar los datos y dejar que nos guíen en nuestros esfuerzos de restauración en lugar de señalar con el dedo”, dijo Dennison en una entrevista.

El año pasado, Pensilvania plantó alrededor de 550 kilómetros de zonas de amortiguamiento ribereño, que son franjas de vegetación plantadas junto a arroyos y vías fluviales para ayudar a proteger el hábitat, señaló Dennison. El estado también se ha centrado en aumentar el uso de cultivos de cobertura en la agricultura para reducir la erosión, mejorar las condiciones del suelo y proteger las vías fluviales de la contaminación por escorrentía.

“Esa práctica es muy importante para absorber el exceso de nitrato que queda en los campos al final de la temporada de crecimiento”, dijo Dennison.

Por primera vez, los investigadores publicaron el informe en Pensilvania, en la Comisión de la Cuenca del Río Susquehanna en Harrisburg.

“Aún queda mucho por hacer, pero este es un fuerte indicador de progreso”, dijo Adam Ortiz, administrador regional del Atlántico medio de la Agencia de Protección Ambiental. “Después de estar fuera de curso, la asociación ahora está acelerando el progreso. En los últimos años, la EPA ha intensificado la aplicación de la ley, la rendición de cuentas y las inversiones, y está dando sus frutos. Estos esfuerzos han ayudado a impulsar resultados históricos entre los estados de aguas arriba y aguas abajo y en todos los sectores, especialmente la agricultura”.

El informe de UMCES de este año también es digno de mención porque los investigadores dijeron que están construyendo un indicador de desechos creados por el hombre para comprender los diferentes tipos de contaminación provenientes de artículos como bolsas y botellas de plástico. Actualmente, no se monitorean todos estos desechos y los datos no se recopilan de manera uniforme en toda la bahía y la cuenca hidrográfica. Los investigadores esperan que la información se utilice para crear estrategias específicas de prevención y mitigación.

“Hay muchas cosas que podemos hacer a nivel de comportamiento personal para reducir los plásticos que terminan en la bahía”, dijo Dennison.

El informe se centra en siete indicadores de la bahía que evalúan las condiciones del ecosistema acuático. Entre ellos se incluyen las mediciones de fósforo y nitrógeno en el agua y la cantidad de oxígeno presente a diferentes profundidades. También se centra en la condición de los organismos que viven en las zonas del fondo de la bahía, la claridad del agua y las hierbas acuáticas.

El informe también se centra en la salud de la cuenca hidrográfica de la bahía, que incluye aspectos ecológicos, sociales y económicos, con el objetivo de ofrecer una visión más integral de la cuenca. La salud de la cuenca hidrográfica obtuvo una puntuación del 52%, es decir, una calificación de C, que es la misma que el año anterior.