Inglaterra destinará más gasto sanitario a los médicos de familia

Inglaterra otorgará a la atención primaria una mayor proporción de la financiación sanitaria en uno de los primeros compromisos importantes del nuevo gobierno laborista del Reino Unido.

El nuevo secretario de Salud y Asistencia Social, Wes Streeting, cuyo partido obtuvo una victoria aplastante en las elecciones generales del Reino Unido la semana pasada, dijo que el gobierno “traería de vuelta al médico de familia” en una visita a un consultorio de medicina general de Londres el lunes.

Actualmente, la atención primaria recibe menos del 10% del gasto sanitario del país, mientras que la atención hospitalaria aguda representa casi el 60%.

El 30% restante se destina a salud mental, servicios comunitarios, ambulancias, odontología y oftalmología, así como a servicios de salud pública locales y prescripciones.

No se dieron cifras específicas como parte del anuncio, pero facilitar la consulta con un médico de familia (y el mismo médico, además) fue una de las promesas electorales clave del Partido Laborista.

“A los pacientes les resulta más difícil que nunca ver a un médico de cabecera. Los pacientes no pueden pasar por la puerta principal del NHS, por lo que no reciben la atención oportuna que necesitan”, dijo Streeting en un comunicado.

“No es ninguna sorpresa, ya que los médicos de cabecera y la atención primaria han estado recibiendo una proporción menor de los recursos del NHS. Estoy comprometido a revertir esa situación”.

La directora ejecutiva del NHS England, Amanda Pritchard, quien también visitó el consultorio del médico de familia el lunes, dijo que los equipos de médicos de cabecera eran “la base” del servicio de salud, pero “están bajo una enorme presión y trabajan increíblemente duro para ofrecer más citas”.

Dijo que el NHS “esperaba” trabajar con el nuevo gobierno para apoyar y transformar mejor los servicios de atención primaria.

Aunque el traslado de recursos a la atención primaria reducirá la financiación en otras áreas de salud, se espera que en última instancia alivie la presión sobre el sistema en general.

Sin embargo, los administradores de hospitales que ya enfrentan presupuestos tan ajustados que necesitan recortar personal clínico pueden mostrarse reacios a cambiar la financiación de la atención aguda a la atención primaria.

En estos momentos, los hospitales de agudos están teniendo dificultades para hacer frente a la alta ocupación de camas, lo que tiene graves repercusiones en todo el sistema sanitario.

Por ejemplo, la lentitud en el alta de pacientes vulnerables y frágiles que necesitan asistencia social es una de las principales causas de las largas esperas en las salas de urgencias y para las ambulancias. El Royal College of Emergency Care estima que la crisis está causando miles de muertes adicionales cada año.

“Una atención primaria adecuadamente financiada puede ayudar a aliviar la presión sobre todo el NHS y apoyar a nuestros colegas en una atención secundaria sobrecargada”, dijo Kamila Hawthorne, quien preside el Royal College of General Practitioners.

Aumentar la prestación de servicios de atención no aguda (como servicios de médicos de familia) puede reducir la demanda de camas de hospital para casos agudos y servicios de atención de emergencia, por ejemplo.

Hawthorne argumentó que también es más rentable para el contribuyente, diciendo: “una cita con un médico de cabecera es mucho más rentable” que una visita a una sala de emergencias.

Ya se han introducido o ampliado numerosas medidas, como salas virtuales, para ofrecer tratamiento comunitario a más pacientes.

Pero el problema está lejos de resolverse y pasará tiempo hasta que muchos de los beneficios del aumento de la prestación de atención primaria se filtren a los hospitales.