Desde promover la equidad en salud hasta mejorar la salud global, un estudiante de medicina que recién ingresa tiene grandes sueños

Reducir las tasas de mortalidad materna, promover la equidad en materia de salud, contribuir a la investigación significativa, asesorar a los jóvenes y convertirse en una líder mundial en materia de salud: estos son solo algunos de los objetivos que Feruth Kidane tiene para el futuro. Este mes de julio, estará un paso más cerca de lograrlos al convertirse oficialmente en estudiante de medicina en la Facultad de Medicina de la Universidad de Colorado y recibir su bata blanca durante la Ceremonia Anual de Matrícula.

Nacida y criada en Colorado, Kidane ha pasado años cuidando y defendiendo a la comunidad. A pesar del difícil camino que tuvo hasta llegar a la facultad de medicina, su comunidad la ayudó a mantenerse fuerte y a creer en su sueño de convertirse en médica.

“Es casi surrealista”, dice sobre unirse a la Clase de 2028. “Nunca pensé que llegaría a este punto. Fue un acto de fe y estoy muy agradecida por la oportunidad”.

Como estadounidense de primera generación cuyos padres emigraron a Estados Unidos hace 30 años para escapar de una guerra que se desarrollaba en su país natal, Eritrea, ubicado en África Oriental, Kidane ha visto las consecuencias de las desigualdades en materia de salud. Su objetivo es ayudar a las comunidades históricamente marginadas y mostrarles que ellas también pueden lograr sus objetivos.

“Me gustaría inspirar y empoderar a otros para que crean en el mensaje de ‘Sí, se puede’”, afirma. “Realmente quiero hacer del mundo un lugar más equitativo y justo, y la forma en que quiero hacerlo es a través de la salud, que es fundamental para que las personas alcancen sus sueños y sean quienes quieren ser”.

irl" width="680" height="498" loading="lazy" alt="Feruth Kidane, quien se unirá a la clase de 2028 de la Facultad de Medicina de CU, con su familia." style="height: auto; max-width: 100%; width: 680px; margin-left: auto; margin-right: auto; display: block;" srcset="lhs 340w, irl 680w, tdg 1020w, sri 1360w, tah 1700w, vwc 2040w" sizes="(max-width: 680px) 100vw, 680px"/>

Feruth Kidane, segunda desde la extrema izquierda, sonríe con miembros de su familia.

El camino para elegir la medicina

Kidane se crió en una familia numerosa y desde muy joven asumió el papel de cuidadora. Sus padres, que trabajaron incansablemente para mantener a la familia, le enseñaron a ser resiliente.

“Mis padres no podían salir del trabajo con facilidad para llevarnos a nuestras citas”, afirma. “Eso afectó nuestro acceso a la atención médica y me hizo darme cuenta de que la salud va más allá de la clínica y está conectada con muchos otros factores: vivienda, educación e incluso el idioma. Estas experiencias son las que despertaron mi curiosidad por la medicina”.

En la escuela secundaria, Kidane fue voluntaria en el Centro Médico Sueco y le encantaba estar en el hospital.

“El voluntariado en el Centro Médico Sueco desarrolló mi pasión por la medicina y me ayudó a decidir que quería ser médica”, afirma.

Se graduó de la Universidad de Duke en 2018 con una licenciatura en antropología evolutiva y en 2020 obtuvo su maestría en ciencias biomédicas en la Universidad Regis. Ese mismo año, solicitó ingresar a las facultades de medicina, pero desafortunadamente no fue aceptada en ninguna institución.

“Fue un gran obstáculo para mí. Me cuestioné a mí misma y me pregunté: ‘¿Estoy realmente lo suficientemente calificada para hacer esto?’”, afirma.

Esas dudas la motivaron a seguir desarrollando sus habilidades. Adquirió más experiencia laboral, desempeñándose en puestos como asistente médica, coordinadora de investigación clínica y profesora afiliada de biología en la Universidad Regis. Su perseverancia dio sus frutos, ya que tuvo éxito cuando volvió a postularse a las facultades de medicina en 2023.

“Mi consejo para los demás es que no se trata de cuántas veces se presente una solicitud, sino de lo que uno ha aprendido y de lo que aporta”, afirma.

edv" width="680" height="510" loading="lazy" alt="Feruth Kidane se graduó de la Universidad de Duke en 2018." style="height: auto; max-width: 100%; width: 680px; margin-left: auto; margin-right: auto; display: block;" srcset="lzk 340w, edv 680w, fad 1020w, gxj 1360w, vco 1700w, jlz 2040w" sizes="(max-width: 680px) 100vw, 680px"/>

Feruth Kidane se graduó de la Universidad de Duke en 2018.

Abogando por la equidad

Uno de los objetivos profesionales de Kidane es reducir las tasas de mortalidad materna y abordar las tasas desproporcionadas que enfrentan las mujeres de color. No es solo una misión profesional, también es personal.

Cuando tenía unos 9 años, su madre embarazada comenzó a sangrar y fue llevada de urgencia a la sala de emergencias. Cuando llegó a urgencias, el sangrado se había detenido y los médicos decidieron no realizar más exámenes. La madre de Kidane firmó a regañadientes los papeles del alta y comenzó a irse, pero luego comenzó a sangrar. Su madre tuvo complicaciones a causa de la placenta previa, cuando la placenta cubre la abertura del útero.

“Casi pierdo a mi madre y a mi hermano, y esa experiencia no fue fácil”, dice. “Espero evitar que otras familias tengan que pasar por eso”.

Kidane también está interesada en investigar y estudiar temas que afectan desproporcionadamente a las comunidades desatendidas o marginadas, como la atención de la salud materna, la diabetes y el VIH.

“Quiero trabajar en medidas de equidad en materia de salud y hacer cambios reales en nuestros sistemas para que podamos tener mejores resultados de salud para todos, independientemente de quién sea esa persona y cuál sea su origen”, afirma.

Abogar por mejorar sistemas injustos e inequitativos es un territorio familiar para Kidane, ya que tiene experiencia previa trabajando como organizadora comunitaria y en salud pública. Ya está ayudando a mejorar la equidad en salud en el Campus Médico Anschutz de CU, ya que ha trabajado como paciente estandarizada para el Centro para el Fomento de la Excelencia Profesional. Los pacientes estandarizados representan diferentes escenarios para ayudar a enseñar a los estudiantes y profesionales cómo mejorar sus habilidades de comunicación, clínicas, de diagnóstico o de examen.

jrf" width="680" height="510" loading="lazy" alt="Feruth Kidane, en el centro, sonríe junto a estudiantes en Kenia." style="height: auto; max-width: 100%; width: 680px; margin-left: auto; margin-right: auto; display: block;" srcset="azg 340w, jrf 680w, uvj 1020w, yut 1360w, dqz 1700w, gql 2040w" sizes="(max-width: 680px) 100vw, 680px"/>

Feruth Kidane, en el centro, sonríe junto a estudiantes en Kenia.

Mejorar los resultados sanitarios en todas partes y en cualquier lugar

La salud global ha sido una pasión para Kidane desde hace mucho tiempo. En 2017, realizó un viaje inolvidable que le mostró cómo la educación empodera y brinda oportunidades a las personas.

Mientras asistía a la Duke University, Kidane participó en un programa llamado DukeEngage, donde trabajó como pasante de salud pública para una organización de desarrollo comunitario. Como parte del programa, Kidane y algunos colegas viajaron a la bahía de Muhuru en Kenia. Su misión era detener la propagación del VIH en una aldea remota que estaba sufriendo un grave brote.

“Terminamos asociándonos con una escuela secundaria local para niñas y les enseñamos un programa básico de educación sexual, con la esperanza de que esas estudiantes enseñaran a las estudiantes de secundaria”, dice. “Fui testigo de cómo la educación es poder, porque las niñas con las que trabajé pudieron expresarse por sí mismas. Poder ir a ver al jefe de la comunidad en ese momento y decirle que se necesitaba educación sexual… realmente vi que eran capaces de negociar por sí mismas”.

Una vez que Kidane se convierta en médica, independientemente de en qué parte del mundo se encuentre, espera minimizar las emergencias sanitarias promoviendo la educación de los pacientes y dándoles información. Pero primero, le esperan los próximos cuatro años de la carrera de medicina.

“Tengo muchas ganas de entablar relaciones con mis compañeros de la facultad de medicina, porque ellos serán los futuros líderes. Estoy emocionada por aprender de ellos, crecer con ellos y construir una gran comunidad”, afirma.