Cómo mantenerse a salvo del calor durante el embarazo

Con el aumento de las temperaturas en verano, las embarazadas deben tener mucho cuidado para evitar problemas de salud relacionados con el calor. Durante el embarazo, el cuerpo tiene que esforzarse más para mantenerse fresco, ya que se está enfriando a sí misma y a su bebé.

Los mecanismos naturales de enfriamiento del cuerpo ya trabajan horas extras durante el embarazo, lo que hace que sea más difícil regular la temperatura. Esto significa que las mujeres embarazadas son más propensas a sufrir agotamiento por calor y golpe de calor en comparación con otras personas.

El calor puede ser especialmente peligroso durante el embarazo porque una temperatura corporal elevada puede provocar complicaciones graves. No conviene que la temperatura corporal supere los 102 grados. El calor excesivo puede provocar un golpe de calor o un agotamiento por calor, que son peligrosos tanto para la embarazada como para el bebé.

La hidratación es esencial

Mantenerse hidratado es una de las medidas más importantes que las embarazadas pueden tomar para protegerse del calor.

El agua es siempre la opción preferida para hidratarse. Los líquidos con electrolitos también son beneficiosos porque el cuerpo pierde sodio y potasio a través del sudor. Es esencial reponer estos minerales, especialmente en los días calurosos de verano.

Sin embargo, no todas las bebidas son iguales. Evite las bebidas con cafeína, como el café, los refrescos y ciertos tés, ya que no proporcionan una hidratación suficiente. Las bebidas deportivas y otras bebidas azucaradas no deben reemplazar al agua. El agua pura es la mejor opción y la más saludable.

Tus necesidades de hidratación aumentan durante el embarazo, especialmente cuando hace calor. Las embarazadas deben beber al menos 64 onzas de agua al día. Aumenta esa cantidad si pasas tiempo en un clima caluroso. Es fundamental que te anticipes a la sed. Si tienes sed, es probable que ya te falte la hidratación necesaria.

Comprender el agotamiento por calor y el golpe de calor

Es fundamental comprender los síntomas y los riesgos del agotamiento por calor y del golpe de calor. Los síntomas del agotamiento por calor incluyen dolor de cabeza, mareos, confusión, pérdida de apetito, náuseas, sed extrema y calambres musculares.

Si experimenta estos síntomas, vaya a una zona fresca, beba agua y colóquese toallas frías en la cabeza, el cuello, las axilas y las ingles. Debería empezar a sentirse mejor en 30 minutos.

El golpe de calor, una afección más grave, incluye síntomas como temperatura corporal alta, no sudar a pesar de sentir calor, dificultad para respirar, confusión, respiración rápida y convulsiones.

Estos síntomas requieren atención médica inmediata. El golpe de calor puede poner en peligro la vida tanto de la embarazada como del bebé.

Utilice estos consejos prácticos para mantenerse fresco:

  • Vístase para el calor.
    Use telas sueltas y transpirables, como algodón o ropa que absorba la humedad, para mantenerse fresco. Evite las prendas ajustadas que pueden retener el calor y causar incomodidad.
  • Buscar la sombra.
    Cuando planifique actividades al aire libre, busque áreas sombreadas o lleve una sombrilla. Quédese bajo árboles que den sombra o use un parque acuático para mantenerse fresco. Si está cerca del agua, sumergir los pies puede ayudar a bajar la temperatura corporal.
  • Reconocer los signos de sobrecalentamiento.
    Las embarazadas deben estar atentas a los síntomas de sobrecalentamiento, que incluyen aumento de la sudoración, mareos, fatiga, sed insaciable y calambres musculares. Si experimenta estos síntomas, evite exponerse al sol, hidrátese y utilice paños fríos para bajar la temperatura corporal.

Las precauciones adicionales incluyen:

  • Planificar el futuro.
    Tenga siempre un plan de acción para las actividades al aire libre. Lleve agua y bolsas de hielo adicionales y tenga a mano los medicamentos que necesita. Esté atento al índice de calor y la calidad del aire, especialmente si viaja. Esté preparado para buscar aire acondicionado o un árbol que dé sombra si siente demasiado calor.
  • Usando tecnología.
    Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades ofrecen una aplicación Heat & Health Tracker, que brinda información sobre el riesgo de calor y la calidad del aire. Esta puede ser una herramienta valiosa para planificar su día. Puede ingresar su código postal y obtener actualizaciones en tiempo real sobre el índice de calor y la calidad del aire.

Reconozca las señales que indican que necesita ayuda médica profesional. Si no ha orinado durante más de 24 horas o si tiene calambres uterinos frecuentes, comuníquese con su equipo de atención médica.

El embarazo es un momento de mucho cuidado y precaución. El calor del verano añade una capa de complejidad, pero las embarazadas pueden disfrutar de la temporada de forma segura con la planificación y la concienciación adecuadas. Priorice siempre la hidratación, use ropa adecuada, busque la sombra y esté atenta a los signos de sobrecalentamiento.

Abadía rosa es una enfermera partera certificada en obstetricia y ginecología en Tomah, Wisconsin.